7 formas de quitarle el chupón a tu bebe

Los chupones pueden ser muy benéficos para los bebes, ya que les ayudara a evitar la muerte súbita, sin embargo, se recomienda quitárselos entre los 6 y 12 meses, pues los chupones se vuelven menos útiles y se transforman en una costumbre y mayor apego. Quitarlo, requiere tiempo y paciencia, no porque sea algo malo, sino para evitar que se apegue a él de forma contraproducente. Aquí te aconsejamos algunos métodos que te ayudaran hacerlo. ¡Toma nota!

El momento ideal para quitárselo, dependerá de las preferencias personales y algunos otros factores:

Pediatras recomiendan retirarlo en las siguientes situaciones:
Entre los 6 y 12 meses, si es propenso a las infecciones de oído, pues su uso puede hacer que se acumulen fluidos en el oído.
Si lleva usándolo durante mucho tiempo y con intensidad, esto mostrara signos de problemas bucales.
Si tu bebe tiene problemas del habla y lenguaje.

Por otro lado, La Academia Estadounidense de Pediatría, recomienda limitar o eliminar el uso del chupón después de los 6 meses para reducir el riesgo de que tenga infecciones de oídos.

A partir de esa edad, el uso del chupón está ligado a un amento y no a una reducción en esta clase de infecciones, sobre todo entre los niños de 2 a 3 años de edad.

Sin embargo, muchos niños usan chupones hasta que entran a preescolar, y normalmente abandonan ellos solitos el hábito entre los 2 y 4 años.

Para estos niños, el chupón les ayuda a aliviar el estrés y a adaptarse a situaciones difíciles, como entrar a una guardería nueva o enfrentar nuevas situaciones. Si el chupón le reconforta mucho a tu hijo, permítele que lo siga usando por más tiempo.

Pero si no ves ninguna señal de que quiera dejar el chupón, llegará el momento en que tendrás que quitárselo tú cuando tenga entre 3 y 4 años, si o si, pues podrá tener complicaciones mencionadas anteriormente.

Busca el momento adecuado. Cuida que no coincida con algún evento trascendental como una mudanza, la entrada a la escuela, etc…

¿CÓMO QUITÁRSELO?

1. Quitárselo de una vez por todas: Si crees que la mejor estrategia para tu hijo (y para tu salud mental) es simplemente decir “no”, este método es para ti.

2. Que no les guste su sabor: Seguramente has escuchado que algunos niños dejan de morderse las uñas cuando a estas se les aplica un producto que sabe mal. Un método similar a veces funciona para que los niños dejen de usar su chupón.

3. Si crees que tu hijo puede comprender el concepto de regalar: coméntale que le darás el chupón a un bebé que lo necesita más o que se lo cambiarás por algo muy especial. Eso podría terminar con su adicción.


4. Quitárselo poco a poco: Es normal que el primer paso sea restringir el uso del chupón durante ciertos momentos (como justo antes de dormir) o lugares (como la cuna).

5. Dejárselo al “ratoncito de los chupones”: Esta criatura mágica puede ayudar a que tu hijo viva perfectamente sin el chupón.

6. Sustitúyelo por otro objeto: Tu hijo usa el chupón para tranquilizarse, por eso si le lo vas a quitar, es mejor cambiárselo por algo que le guste y lo calme como un peluche o un trapito muy suave.

7. Leer libros para tranquilizarlo: puedes usar los libros para motivarlo a comportarse como a ti te gustaría y ayudarlo a lidiar con cambios. El abandonar el chupón es un buen ejemplo.

Decídete y no te des por vencida, de lo contrario tu bebe aprenderá que hacer para conseguir lo que quiere, y seguirá llorando hasta lograr conseguir lo que quiere, y no olvides se comprensiva y reconfórtalo de otras maneras durante este proceso