Jenni Rivera, una vida llena de violencia que transformó en canciones

La familia de Jenni anunció que este martes 2 de julio, fecha en la que la artista hubiera cumplido 50 años, lanzarán un tema inédito, que formará parte de un nuevo disco.

Una vida llena de escándalos, violencia doméstica y sexual fue a lo que se enfrentó Jenni Rivera, considerada la intérprete de música regional mexicana más escuchada en Estados Unidos, y cuyas canciones “de dolor y contra ellos” la llevaron a la cúspide de una complicada carrera que la colocó como “La Diva de la Banda”.

Hace unos días la familia de Jenni anunció que este martes 2 de julio, fecha en la que la artista hubiera cumplido 50 años, lanzarán un tema inédito, que formará parte de un nuevo disco.

Se trata de una canción que al parecer la familia encontró circunstancialmente y que formará parte de una producción en una nueva casa discográfica, para colocar otro de sus éxitos en el gusto del público.

Como parte de los homenajes póstumos de la cantante, quien falleció el 9 de diciembre de 2012 en un accidente aéreo, recientemente se lanzó una línea de maquillaje inspirada en la imagen de “La Gran Señora”, a la par del anuncio de una nueva canción que Jenny no alcanzó a presentar con su público.

Una vida llena de éxitos y abusos

Jenni Dolores Rivera Saavedra, su nombre completo, nació en Los Ángeles, California, el 2 de julio de 1969. Su familia se mudó a Long Beach, donde se crió rodeada de la música regional mexicana, aunque en su mente nunca estuvo adentrarse en el ámbito musical.

El 26 de junio de 1985, Jenni dio a luz a su primera hija, “Chiquis” Rivera, de la que se embarazó cuando era estudiante de segundo año de secundaria, lo que la obligó a vender discos y cassettes para sostenerse.

Para 1989 tuvo a Jacqueline y en 1991 a Trinidad Ángelo: los tres hijos fueron producto de su relación con José Trinidad Marín, la cual no resultó benéfica, pues durante su matrimonio fue víctima de violencia doméstica, situación que determinó los temas que interpretó en sus primeros materiales discográficos.

Después estudió la carrera de Administración de Empresas, para dedicarse al negocio de bienes raíces. También creó una fundación para ayudar a madres solteras y niños abusados o que padecían cáncer.

Su vida estuvo envuelta en el escándalo y la violencia, pues más tarde se enteró que “Trino” Marín abusó sexualmente de su hermana menor y de sus hijas. Su exesposo evadió a la policía durante nueve años, pero fue detenido en abril de 2006 y condenado por abuso sexual.

Esta situación marcó su vida artística. Varias de las canciones que compuso tenían un rasgo autobiográfico “de dolor y contra ellos”, e incluso con frecuencia lloraba en el escenario al interpretar algunas de sus letras.

En 1996, Jenni le abrió nuevamente las puertas al amor y se casó con Juan López, con quien procreó a Jenicka. Sin embargo, tuvo que criar sola a su hija, pues en 1998 se separó de López, luego de que este le fuera infiel.

Como resultado de una segunda oportunidad, Juan López y Jenni tuvieron a Johnny Angel, el quinto hijo de “La Gran Señora”.

Rivera debutó en el terreno musical en 1992, aunque fue en el 2000 cuando se consagró con el éxito Las malandrinas, corrido escrito por ella misma, incluido en el álbum Que me entierren con la banda.

En 2001 dio a conocer el disco Déjate amar, del que se desprendió el tema Mi querida socia, que le permitió ocupar los primeros lugares de popularidad en un tiempo récord. Pero fue en 2002 cuando logró sus primeras nominaciones al Grammy Latino y a los Premios Billboard por su material Se las voy a dar a otro, que se agotó el mismo día de su lanzamiento.

Ya con un alto grado de aceptación, en 2005 lanzó Parrandera, rebelde y atrevida, que la mantiene como una de las principales exponentes en su género, lo que la llevó a obtener diversas nominaciones en los Premios Latin Billboard, así como el seudónimo de “La Diva de la Banda”.

En 2009 salió a la luz La Gran Señora, álbum con el que realizó un tour que incluyó los escenarios más importantes de Estados Unidos como el Nokia Theatre, de Los Ángeles y el Madison Square Garden, de Nueva York. Ese mismo año colaboró con el cantante Ricky Martín en el sencillo Lo mejor de mi vida eres tú.

También en ese mismo año fue detenida en el Aeropuerto de la Ciudad de México por no declarar 50 mil dólares en efectivo, cinco veces más de la cantidad autorizada para transportar en los viajes a Estados Unidos.

En enero de 2010 se comprometió en matrimonio con el beisbolista Esteban Loaiza y en septiembre de ese año se casaron, pero dos años después se separaron en medio de un escándalo, pues se dio a conocer que Loaiza le fue infel a Jenni con “Chiquis”, la hija mayor de la cantante.

Asimismo, la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica de Estados Unidos la nombró portavoz oficial en su campaña contra la violencia intrafamiliar y el abuso sexual.

Al año siguiente interpretó éxitos de las décadas de los 70 y 80 en el disco Joyas prestadas, el cual lanzó en versión balada y regional; sin embargo, tuvo que detener la promoción de su disco debido a que se le detecto un tumor benigno en un seno, lo que la mantuvo alejada de los escenarios hasta inicios de 2012.

Su regreso se dio el 13 de marzo de 2012, en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, en México, donde presento el álbum Joyas prestadas Pop Deluxe, del que se desprendieron éxitos como A cambio de qué, Lo siento mi amor, Detrás de mi ventana, Que ganas de no verte nunca más, entre otros.

Ese mismo año aceptó participar en el “reality” La Voz… México, como “coach” al lado de Paulina Rubio, Beto Cuevas y Miguel Bosé, participación que no culminó debido a su inesperado deceso.

Una muerte trágica

Jenni Rivera murió el 9 de diciembre de 2012, luego de que la aeronave en la que se trasladaba, de Nuevo León al Estado de México, se desplomó. Los restos del jet en el que viajaba la cantante fueron localizados cerca del rancho El Tejocote en el ejido “La Colorada”, en el municipio de Iturbide, Nuevo León.

“La Diva de la Banda”, quien se encontraba en la promoción del álbum La misma gran señora, viajaba con seis personas más: el publirrelacionista Arturo Rivera Ruiz, el maquillista Jacob Yebale, el peinador Armando Sánchez, así como su abogado Mario Macías Pacheco y los pilotos Miguel Pérez Soto y Alessandro Torres Álvarez. Todos perdieron la vida.

Su último concierto fue en el Auditorio Monterrey, después de dicha presentación, en el que colgó el letrero de “sold out”, Jenni dio una conferencia de prensa en la que dijo sentirse muy feliz y bendecida por los logros obtenidos a lo largo de su carrera.

La desaparición de “La Diva de la Banda”, y la confirmación de su muerte, causaron conmoción en los medios de comunicación mexicanos e internacionales. Cadenas como CNN y ABC, y el diario New York Times cubrieron la tragedia.

Jenni, al igual que Selena, se convirtió así en un fenómeno posterior a su deceso, pues desde su muerte y hasta la fecha, se han vendido más de 10 millones de sus discos, siendo catalogada como una de las figuras femeninas más importantes del regional mexicano.

Homenajes

En 2013, a un año de su muerte, se le rindió homenaje con el concierto “Jenni, Vive” y la develación de un busto en la Arena Monterrey, último escenario que pisó la cantante.

Durante el espectáculo, se exhibió una escultura en su honor, la cual fue creada por el regiomontano Cuauhtémoc Zamudio. Los organizadores del concierto fueron sus familiares, quienes se apoyaron en el talento de la cantante Marisela, La Original Banda El Limón, Los Herederos de Nuevo León, Tito El Bambino y Las Lavanderas, entre otros.

Asimismo, su hermano Lupillo Rivera ofreció una serenata en el municipio de Iturbide, Nuevo Léon, donde tuvo lugar el accidente.

En noviembre de 2014, la familia Rivera lanzó en noviembre de ese mismo año el disco “1 vida – 3 historias”, que consta de 13 temas que Jenni interpretó en un concierto en Culiacán, Sinaloa, en 2012.

A la fecha se han realizado tres bioseries: Su nombre era dolores: La Jenn que yo conocí, Jenni: La vida de una diva, y Mariposa de barrio.